Hoy en día cualquier procedimiento biomédico con fines estéticos se realiza en conjunto con un blanqueamiento dental, lo que hace a este procedimiento muy habitual en los consultorios odontológicos. Usualmente, como pacientes le damos una alta relevancia al blanqueamiento pues un tratamiento estético, facial por ejemplo, no nos parece completo con unos dientes teñidos. De hecho, los procedimientos de recuperación como tratamientos de conductos, reemplazo por coronas y los estéticos como postura de carillas, generalmente, se complementan con un blanqueamiento para dar homogeneidad de color a todas las piezas dentales.

Para blanquear tus dientes existen muchas alternativas, desde kits sin receta médica, hasta los blanqueamientos profesionales de uso clínico. La diferencia en efectividad es notoria y desde el punto de vista clínico es importante señalar que la concentración de agentes blanqueadores es determinante para alcanzar el color que deseas, los kits sin receta tienen concentraciones muy bajas de peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida, que son las sustancias más seguras y utilizadas en este tipo de procedimiento. Estas sustancias se transforman en radicales que degradan las moléculas de color en la superficie del diente y se activan generalmente por acción de luz irradiada sobre el diente. En un consultorio odontológico encontrarás tratamientos con concentraciones más elevadas que las de un Kit, seguras en cuanto a toxicidad, con la capacidad de decolorar en corto tiempo. De hecho, son estas sustancias las que pueden generar sensibilidad en el diente. La molécula de peróxido de hidrógeno por ser tan pequeña puede llegar a los túbulos que comunican la superficie externa con el interior del diente y que al entrar en contacto con las terminaciones nerviosas allí contenidas generan dolor agudo. Para evitar el dolor agudo en tu próximo blanqueamiento utilizaremos agentes desensibilizantes que obstruyen el paso de los agentes blanqueadores a los túbulos dentinarios, éstos adicionalmente disminuyen la capacidad de sentir dolor en la zona donde se aplican ya que se aumenta el umbral de dolor en las terminaciones sensitivas, de esta manera estamos seguros que pasarás un rato más tranquilo mientras tus dientes retoman su color original.

Ahora que conoces los agentes blanqueadores y su efecto hablemos de que tan blancos pueden quedar tus dientes en una visita al odontólogo. Un blanco puro es el ideal?. Si bien el tono de color del tejido es único, un blanqueamiento no va a conducir a generar un color blanco. Recuerda que los agente blanqueadores que se utilizan solo degradan las moléculas de color adheridas a la superficie del diente. Un cambio de 2 o tres tonos en el color del diente es bastante notorio y estéticamente adecuado. De hecho, un blanqueamiento, o despigmentación, puede durarte hasta 5 años si tienes hábitos de limpieza y alimentación adecuados. El cigarrillo, el café y algunas frutas generan una rápida pigmentación y reducen la duración del efecto blanqueador.

Siendo un procedimiento bastante sencillo, rápido y de alta eficacia, ¿que esperas para ver tus dientes más blancos? ¿Que color deseas obtener, blanco puro o un blanco natural? Cuéntanos tu experiencia en blanqueamientos anteriores, el dolor es el mismo aun con las precauciones de desensibilización?

1 Comment